Copyright © All Rights Reserved

AGENDA 2030: UN PASTEL Y UNA PROPUESTA SALVAJE

Jose Almendros - 19/08/2018

La “Tarta Nupcial” del Centro de Resiliencia de Estocolmo proporciona una estructura entorno a la que innovar de forma sostenible. Es un esquema visual que jerarquiza los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos por las Naciones Unidas, situando los objetivos ligados a la Biosfera en la base, los sociales en el medio y los económicos en la cima. El gráfico ayuda a encajar el concepto de Transición Ecológica de manera integral dentro de las políticas del nuevo Gobierno, el cual ha creado el Alto Comisionado para la Agenda 2030 con el fin de abordar estos ODS. Es decir, la “Tarta” contribuye a dotar de significado el cambio de nombre del Ministerio de Medio Ambiente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Elon Musk, fundador de TESLA y SPACEX entre otras, es famoso por su éxito en innovación. En una entrevista le escuchamos decir que su inspiración por la Inteligencia Artificial viene de responder a la pregunta “¿Qué es lo que más impacto va a tener en el futuro en más gente?”. La pregunta de Elon es en verdad muy práctica a la hora de ordenar nuestros pensamientos. Nos invita a imaginar el futuro y a posicionar nuestros principios dentro de él. En definitiva, nos invita a crear una Visión.

 

La respuesta no está exenta de contexto sociocultural. De hecho, buena parte de las visiones que las organizaciones, partidos políticos y empresas muestran en sus idearios presentan todo tipo de diferencias entre sí, pero también han ido evolucionando irremediablemente con el entorno en el que se insertan. En el último año hemos sido capaces de, por fin, situar el Cambio Climático como respuesta dominante a esta pregunta a nivel global.

 

Las visiones colectivas son imprescindibles en un mundo post-moderno no solo hiperconectado, sino de conocimiento horizontal. El cognitariado (la masa prletaria del siglo XXI, formada y productora de conocimiento, pero igualmente precarizada) ejerce de “custodia científica”, cuestionando, replanteando o reproduciendo el Status Quo del Conocimiento. Esta velocidad de producción exponencial desborda la capacidad que las estructuras oligárquicas culturales, científicas y socio-políticas tradicionales de la Modernidad han tenido para trazar la dirección en la que progresar. Ese desborde es, además, imprescindible para conseguir las exigencias de los ODS. Pero la potencia sin control no sirve de nada.

 

El reto consiste en desarrollar estrategias de colaboración masiva, donde las jerarquías no son sostenidas por individuos sino por conceptos. la misión de los nuevos liderazgos de la Revolución Industrial 4.0 es coordinar estrategias, no tareas. De ahí el valor de una visión colectiva. El poder multiplicador de la “Tarta Nupcial” reside entonces en su capacidad para anidar las visiones y estrategias de las organizaciones que se decidan a priorizar el cumplimiento de los ODS (preferiblemente todas). Es decir, coordinarlas respondiendo a la jerarquía de la pirámide: Biosfera, Sociedad, Economía.

Pero lo cierto es que escaseamos en la producción de visiones ambiciosas en el campo de la Biosfera y éstas, como hemos comentado, son imprescindibles, ya que deben ser el punto de partida de nuestras visiones sociales y económicas.

 

Siguiendo esa línea, el concepto “Rewilding” del escritor y zoólogo británico George Monbiot proporciona una visión que apuntala con decisión la base de la “Tarta”. Su propuesta de reintroducir bosques de alta densidad y megafauna para aumentar la biodiversidad en los países industrializados es un balón de oxígeno para la actual Defensa del Medio Ambiente occidental, acorralada y minimalista, la cual no puede abarcar la magnitud del reto que tenemos delante. Incluso llega a llamar a algunas de las reservas naturales occidentales “desastres ecológicos”, por la raquítica biodiversidad con las que son mantenidas con inexplicable orgullo. Externalizar la verdadera vida salvaje a otros países simplemente no es suficiente para garantizar una sociedad y economía resilientes.

 

 

 

La organización Rewilding Europe trabaja en 8 zonas de distintos países de Europa incubando este proyecto, pero esto solo va a quedar en embrión sin la valentía política que requiere conectar y nutrir nuestros ecosistemas con el mismo empeño que conectamos y nutrimos nuestras infraestructuras. Es una cuestión central y de base para el éxito del resto de las políticas de este y cualquier futuro mandato. Es la necesaria Transición Ecológica.